Derechos Animales
Armando Vegano
vegetarianismo.net

Entrevista a Carol J. Adams


- ¿Por qué te hiciste vegetariana?

La filósofa feminista Sandra Barky apuntó que "las feministas no ven otras cosas diferentes que las demás personas, ven las mismas cosas de manera diferente." Me hice vegetariana porque empecé a ver las mismas cosas de manera distinta. Concretamente, la muerte de mi poni me incitó a ver diferente. Al terminar mi primer año en Yale Divinity School, regresé a casa en Forestvill, Nueva York, el pequeño pueblo donde yo había crecido. Mientras estaba deshaciendo la maleta escuché llamar a la puerta furiosamente. Nuestro vecino me saludó cuando abrí y exclamó "¡Alguien acaba de disparar a tu poni!", corrí con él a los pastos traseros detrás de nuestro granero, y encontré el cuerpo muerto del poni al que amaba. Esos pasos descalzos por las espinas y el estiercol de un antiguo huerto de manzanas me puso cara a cara con una muerte no humana. Esa tarde mientras mordía una hamburguesa, perturbada por la muerte de mi poni, paré a mitad de bocado. Estaba pensando sobre la muerte de un animal mientras comía otro animal muerto. ¿Cual era la diferencia entre la muerte de la vaca y el poni muerto al que yo enterraría al día siguiente? Pude invocar una defensa no ética por un favoritismo que escluía a la vaca de mi preocupación porque no la había conocido. Ahora veo las cosas de manera diferente.

- ¿Cuales son tus sentimientos sobre el uso general del término "vegetariano"? Es importante ajustarse a las definiciones o hay espacio para ser flexibles? ¿Cual es tu definición de vegetariano?

Me gusta el término vegetariano. Es un caso de "autonombrarse". Los vegetarianos eligen la palabra que no proviene de "vegetal", sino del Latín "vegetus", esto es, vivo. Pero la palabra vegetariano es problemática porque los omnívoros que no comen animales de cuatro patas piensan que son vegetarianos. Esto sucede, creo, poque "carne" es a menudo equiparado a carne "roja". Así que la gente piensa que existen cosas como "pollo-vegetarianos" o "pesco-vegetarianos". También, porque muchas personas piensan que es saludable no comer carne de animales de cuatro patas, pero creen que es sano comer carne de pollos muertos o de peces muertos.

Muchos vegetarianos han tenido la experiencia de descubrir que ese "pseudo-vegetarianismo" viene precedido de que en un restaurante alguien se llame a si mismo "vegetariano" y luego pida pollo o pescado. Esto enseña a todo el mundo con quienes interactuan que un vegetariano come animales muertos. Cuando un vegetariano de verdad entra en el mismo restaurante, o come con los mismos amigos que han sido expuestos al pseudo-vegetariano, se le puede ofrecer "comida" procedente de alquien que tenía rostro.

Para mi, el vegetarianismo es menos un tema de salud que un asunto ético. El gran escritor Isaac Bashevis Singer dijo "No lo hago por mi propia salud, lo hago por la salud de los pollos."

- ¿Como están el trato a los animales y el trato a las mujeres relacionados en nuestra cultura?

Vivimos en un mundo racista, patriarcal en el cual los varones todavía tienen un poder considerable sobre las mujeres, tanto en la esfera pública (trabajo, política) como en la esfera privada (en casa, donde el maltrato a las mujeres ocasiona la muerte de cuatro mujeres al día en EEUU). El género no es sobre la diferencia, es relativo a la dominación. La manera en la que el género está estructurado dentro de nuestro mundo -el modo en que los varones tienen poder sobre las mujeres- está relacionado con cómo vemos a los animales, especialmente a los animales que consumimos.

Por mucho tiempo humano era realmente el varón blanco. La humanidad significaba "ni mujer ni animal"; y la mujer no era incluida en la humanidad porque ella era tanto mujer como animal. Tenemos movimientos que intentan expandir la definición de humano porque el reconocimiento es que cuando algo es definido como no humano no tiene que ser tomado en serio -puede ser objeto de abuso, puede ser usado.

La opresión requiere violencia y poner en práctica la violencia. Esta violencia normalmente implica tres cosas: cosificación de un ser de tal modo que ella es percibida como un objeto en vez de como un ser viviente, que respira y sufre; fragmentación, o despiece, así la existencia del ser como un ser completo es destruida; y entonces consumo -tanto consumo literal de los animales no humanos o consumo de la mujer fragmentada mediante la pornografía, la prostitución, la violación, el maltrato.

Entrevista a Carol J. Adams

- Delinea brevemente las bases de la teoría feminista-vegetariana que originalmente se describe en La Política Sexual de la Carne (The Sexual Politics of Meat).

La política sexual de la carne expone que aquello, o de manera más precisa, aquellos a quienes nos comemos están determinados por la política patriarcal de nuestra cultura, y que los significados ligados al consumo de carne incluyen significados sobre la virilidad. The Sexual Politics of Meat argumenta que la forma en que la política de género se estructura en nuestro mundo está relacionada con nuestra forma de ver a los animales, especialmente los animales que se consumen. El patriarcado es un sistema de género que está implícito en las relaciones humano / animal. Por otra parte, la construcción del género incluye instrucciones sobre qué comida es apropiada. El ser hombre en nuestra cultura está unido a identidades que o bien reclaman o rechazan - lo que el hombre "de verdad" hace y lo que no hace. No es sólo un asunto de privilegio, es un tema de simbolismo. La masculinidad es construida en nuestra cultura, en parte, mediante el acceso al consumo de carne y el control de otros cuerpos.

Todo el mundo está afectado por la política sexual de la carne. Podemos comer en un restaurante en Chicago y encontrar esto en el menú: "Talla de copa doble D de pechuga de pavo. Este sandwich es GRANDE." Mediante la política sexual de la carne, consumir imágenes como estas provee una vía a nuestra cultura para hablar abiertamente y bromear sobre la cosificación de la mujer sin tener que reconocerlo. La política sexual de la carne también trabaja a otro nivel: la persistente superstición de que la carne da fuerza y que los hombres necesitan carne. Ha habido un resurgir de "la locura de la carne" en la que la carne es asociada a masculinidad.

Esto va unido a una mitología sobre la fuerza -los hombres necesitan fuerza, la optienen de la carne- por supuesto, numerosas figuras del deporte vegetarianas refutan dicho mito, pero los mitos son dificiles de discutir. También está unido a la histórica asociación de la carne como una comida de clase alta, especialmetne en Europa en los últimos siglos (erán los únicos que tenían acceso a una gran cantidad de carne al día). Una cultura sexista recreará un sistema de clases en las relaciones entre varones y mujeres - los varones tienen acceso a aquello que las mujeres no. Así, se asumió que el varón merecía, o tenía el derecho a la carne en la familia. Era la prerrogativa masculina.

Por último, hay un sentido en el que la carne hará a los hombres felices contigo -su compañera. A través de los años, ha habido artículos diciendo a las mujeres cómo preparar carne para que los varones sean felices. Un ejemplo de los años 90 es un artículo ridículo en una revista femenina (¡escrito por una columnista del New York Times!) que empieza "¿Qué necesitan los hombres? Desde mi experiencia la respuesta es buen sexo y un gran filete y no necesariamente en ese orden."

- He de decir que también es una visión muy limitada de los hombres. ¿Por qué habríamos de caer en supuestos que limitan tanto los roles?

En The Sexual Politics of Meat argumento que las mujeres se hacen vegetarianas por muchas razones. En la medida que nosotras estamos en contacto con nuestros cuerpos, aprendemos a escucharlos, y nos damos cuenta que nos sentimos mejor después de dejar la carne. Además, muchas mujeres, por la manera en la que son criadas, poseen una ética no relativa a los derechos (quién tiene derecho y por qué) sino relativa al cuidado (quién necesita ayuda y por qué). Esto sucede sencillamente cuando miramos nuestro plato y nos damos cuenta de que "estoy comiendo un animal muerto. ¿Cómo habrá muerto? ¿Cómo vivió este animal? ¿Por qué estoy formando parte de esto?".

- Estás sacando un nuevo libro, ¿cómo construir sobre los cimientos establecidos por la política sexual?

The pornography of Meat (la pornografía de la carne) examina la manera en la que la cultura popular, los anuncios, la pornografía crean de manera conjunta un panorama hostil, degradante para las mujeres y los animales que los hacen desfilar como "diversión". Muestra cómo los animales son sexualizados/feminizados y las mujeres son animalizadas. Se introduce la idea de "antropornografía" (anthropornography) -al representar a animales como prostitutas, y se muestran ejemplos de los anuncios publicitarios que lo hacen. Examinando a las "hembras de las especies", muestro como las mujeres devienen portadoras de la "identidad de la especie" y los animales de granja han perdido el status en nuestra cultura por la necesidad de controlar a las hembras para asegurar la reproducción de animales y que así se conviertan en carne. Por ello, especie se vuelve una categoría que está asociada a "femenino".

- Después de unos veinte años como feminista vegetariana, ¿ves algún cambio en nuestro trato hacia los animales y/o las mujeres?

Desearía poder decir que sí... pero el gobierno refuerza las industrias de los lácteos y la carne. Los mataderos han acelerado la cadena de matar, de modo que los trabajadores deben manejar (matar y desmembrar) a los animales a un ritmo temiblemente rápido. Cuando escribí Sexual Politics of Meat, en 1990, se estimaba que seis mil millones de animales terrestres morían cada año para los consumidores de carne en EEUU. Para cuando salió la edición del décimo aniversario de la publicación de The Sexual Politics of Meat, el número era de nueve mil millones y en crecimiento.

Además, la pornografía ha aumentado increiblemente por Internet. La pornografía hace de la desigualdad de la mujer sexy. La buena noticia es que más y más activistas están haciendo la conexión entre la visión del mundo patriarcal y el modo en que tratamos a los demás animales en la Tierra. El hecho es que el vegetarianismo ha avanzado decididamente en la conciencia popular estos días -grandes empresas en EEUU están comprando negocios de comida sana y productos de soja aquí y allá.

- Muchos consumidores de carne defienden que es "natural" para los humanos comer carne. ¿Cómo respondes este argumento?

Hay dos cosas que necesitamos responder cuando el consumo de carne es "naturalizado". Una es que, supuestamente, nosotros los humanos comemos animales porque somos diferentes a los animales - y entonces de repente la justificación de por qué comernos esos no-humanos es que otros no-humanos lo hacen. Nos contradecimos. Segundo -y creo que esto es parte de la cultura del patriarcado- no sólo defendemos simbólicamente a los carnivoros en nuestra cultura, defendemos lo que se denomina carnívoros superiores, carnívoros que se comen a otros carnívoros. La mayoría de los consumidores de carne comen herbívoros. Los humanos somos un buen ejemplo -comemos vacas, corderos, etc. Todavía defendemos a los águilas y leones en la mitología cultural - seres carnívoros que son de hecho más carnívoros que nosotros. (El hecho es, menos del seis por ciento de los animales en la actualidad son carnivoros).

Creo que lo que de hecho va con este argumento es que la gente está construyendo defensas al rededor de su consumo de carne porque ya están incómodos con el hecho de que comen animales muertos. Ellos sencillamente nos hacen participar en estos argumentos que no son muy lógicos para abstenerse de participar ellos mismos de su relación con el vegetarianismo.

- En Ni hombre ni bestia (Neither Man Not Beast) hablas de privilegio. Parece ahora que los granos/vegetales, etc -alimentos que eran considerados sólo para ciudadanos de segunda clase (los ricos comían carne)- son ahora productos de lujo en EEUU. Específicamente, me estoy refiriendo a la producción ecológica y las alternativas a la carne que se venden en las tiendas de comida sana. ¿Cómo podemos hacer estas alternativas más asequibles?

En primer lugar, el gobierno proporciona apoyo a los precios de la industria láctea y de la carne. Si no existieran estas relaciones del gobierno con esas industrias, las hamburguesas podrían costar 35 dólares. Muy rápidamente el veganismo se vería como lo que es: una manera barata de comer. En segundo lugar, se ha sugerido que deberíamos incluir los gastos en nuestra salud y nuestra comida juntos, entonces el costo de una dieta vegetariana estricta podría ser visto como increíblemente más barato. En los Estados Unidos, seis de las diez principales enfermedades mortales se han relacionado con una dieta con alto contenido en grasa y colesterol de la carne y los lácteos. En tercer lugar, la razón por la que la mayor parte del mundo lleva principalmente una dieta vegetariana es porque los cereales, las legumbres y los granos son baratos.

- ¿De qué manera es el vegetarianismo una experiencia espiritual para ti? ¿Cómo el vegetarianismo ha cambiado tu vida?

Cuando decidí cambiar para ser vegetariana y entonces al cambiar de hecho, empecé a experimentar el mundo de una manera más positiva. Aprendí cómo tener un compromiso mediante el vegetarianismo, y entonces aprendí cómo mantener el compromiso. Cualquiera que quiera cambiar el mundo o a sí mismo puede aprender eso. El vegetarianismo ofrece esto a todo el mundo.

Creo que los seres humanos a menudo no reconocemos que somos animales, que somos realmente parte de la naturaleza, que estamos todos interconectados e interrelacionados. Vivir una vida espiritual, para mi, significa hacer honor a estas interrelaciones.

Para mí, hacer el menor daño posible es un camino muy espiritual y un camino con integridad. La gente piensa que se van a dañar a sí mismos abandonando la carne -hay alguna natural protección que les aleja de conectar los puntos entre medio ambiente, el bienestar y la salud humana. El vegetarianismo surge de un deseo de plenitud, es una práctica espiritual que nos une al resto de la naturaleza y el resto de nuestra propia naturaleza, reconoce la interconexión de todos los seres y la compasión que hacia ellos decreta, es vivir con ahimsa, la ausencia de la violencia.

Ser vegetariano es ser un testigo: haré el menor daño posible. Ser vegetariano es celebrar la buena comida de la tierra. Ser vegetariano es experimentar la gracia y en esa gracia me siento. Una vida espiritual es una vida de abundancia, pero cuando se trata de comer carne, la gente piensa que van a experimentar escasez. Lo más importante que los veganos pueden hacer es vivir una vida de abundancia.

- En el prefacio a Neither Man Nor Beast cuentas que tu principal compromiso ha sido con el movimiento feminista. ¿Por qué? Ha cambiado tu perspectiva a lo largo de los años, es decir, ¿Te sientes más comprometida ahora con el movimiento de derechos animales?

Cuando digo que mi principal compromiso es con el movimiento feminista, no estoy diciendo que no esté comprometida con el movimiento de derechos animales. No veo el primer compromiso como excluyente. Quiero decir que mi defensa de los animales está hecha desde una perspectiva feminista y mantiene conexiones entre la opresión a los animales y a las mujeres. Por ejemplo, el tema de la violencia contra las mujeres incluye el tema del daño hecho a los animales por los maltratadores. Hasta que el agresor no rinda cuentas, su compañera y los animales que viven con ellos están en peligro. O el tema del derecho a abortar. Algunos activistas por los derechos animales argumentan que los derechos animales deben estar en contra del aborto. Pero desde una perspectiva feminista, el tema es forzar embarazos: estoy en contra de forzar embarazos de mujeres o hembras de otras especies. Así el feminismo provee el contexto para la defensa de los animales. Esta es la clave por la que algunas campañas de anuncios de derechos animales pueden terminar siendo misóginas cuando se elimina un análisis social más amplio.

- ¿Cuáles son algunas acciones que las feministas vegetarianas pueden hacer para fomentar el vegetarianismo?

Cocinar platos veganos deliciosos y compartirlos. Pedir panfletos como "Why vegan?" (por qué vegano) y "Vegetarian Living" o "101 Reasons I'm Vegetarian" de Pamela Rice, y repartirlos. Trabajar con refugios para mujeres maltratadas para asegurar que los recursos estén disponibles para los animales de compañía de las maltratadas.

Entrevista a Carol J. Adams publicada en Noviembre 2002, Nervy Girl: The Thinking Woman's Magazine, por Leah Bobal.

Traducción al español por Vegetarianismo.net


  • Diez razones para apoyar los derechos animales y su explicación :: derechos animales
  • La Retórica de la Disculpa en los Derechos de los Animalesalgunos puntos a considerar :: derechos animales
  • Entrevista a Gary Francione :: derechos animales
  • Activismo y veganismo reconsiderados :: derechos animales
  • Entrevista a Tom Regan :: derechos animales
  • La vitamina D  :: n
  • Vegetarianismo: ¿Una opción personal o un principio de justicia? :: n
  • La construcción social de los cuerpos comestibles y los humanos como predadores  :: n

Carol J. Adams

Carol J. Adams

Carol J. Adams es la autora de varios libros que exploran la relación entre la opresión de las mujeres en nuestra sociedad y la explotación animal. Los valores patriarcales y el consumo de carne están relacionados por una mitología de la "masculinidad". Adams introduce el concepto de "referente ausente" (absent referent). Detrás de cada plato de carne hay una ausencia: la muerte del animal. La función del referente ausente es mantener nuestra "carne" separada de la idea de que ella o él en nuestro plato fueron una vez un individuo que quería vivir. Es mantener lejos la idea de que esa carne era un alguien y no un algo.

El referente ausente funciona de igual manera en la opresión hacia la mujer y otros grupos desfavorevidos. En nuestra cultura se cosifica a la mujer convirtiéndola en un objeto sexual reduciendola a un "algo" en vez de alguien que merece respeto. Esta relación entre explotación animal y la cultura patriarcal hace que a menudo los términos que se usan para designar las partes de animales para consumo sean intercambiables con la partes del cuerpo femenino.

La opresión requiere violencia, Carol Adams expone que esta violencia normalmente implica tres cosas: cosificación, de tal modo que ella es percibida como un objeto en vez de como un ser con intereses; fragmentación, o despiece, las partes separadas del individuo pasan a tener autonomía (pata, pechuga...); y finalmente consumo -tanto consumo literal de los animales no humanos o consumo de la mujer fragmentada mediante la pornografía, la prostitución, la violación, el maltrato.

Web de Carol J. Adams: www.caroljadams.com

Blog de Carol J. Adams

Algunos libros de Carol J. Adams:

  • The Sexual Politics of Meat: A Feminist-Vegetarian Critical Theory.
  • Feminist Care Tradition in Animal Ethics: A Reader. Columbia University Press.
  • Living Among Meat Eaters: The Vegetarian’s Survival Handbook. Continuum, 2003.
  • The Pornography of Meat. New York: Continuum International, 2003.
  • Neither Man nor Beast: Feminism and the Defense of Animals. New York: Continuum International. 1994.
  • Woman-Battering. Minneapolis: Fortress Press, 1994.
  • Animals and Women: Feminist Theoretical Explorations, an anthology edited with Josephine Donovan. Durham, NC: Duke University Press, 1995.

Publicaciones en Vegetarianismo.net:

  • Agua de chía :: receta vegana
  • Pastillas de Caldo de Verduras :: receta vegana
  • Ensaladilla rusa vegana con veganesa (mayonesa sin huevo) :: receta vegana
  • Escalivada de pimientos, berenjenas, cebollas y patatas :: receta vegana
Vegetarianismo.net porque sus vidas son importantes